Ampollas ¿Cómo las evité en el Camino de Santiago?

Leonidas Guijarro/ marzo 11, 2019/ ANTES DEL CAMINO

Ampollas. Un tema que a “Tu amigo peregrino” le apasiona, son más de 5.500 kilómetros recorridos con éxito. Quiero que tú también lo consigas.


Ampollas ¿Cómo las evité en el Camino de Santiago?

Esta pregunta la respondió de una sencilla manera, la Real Academia Española (RAE) cuando nos define la palabra evitar:


“Apartar algún daño, peligro o molestia, impidiendo que suceda”

En esta definición la RAE nos regalo la base conceptual para poder desarrollar este artículo, quiero ayudarte a evitar las ampollas en el Camino de Santiago.


¿Qué es una ampolla?

Es un abultamiento que aparece en la piel en forma de bolsa pequeña llena de líquido, a causa de quemadura, roce o enfermedad.


¿Cómo se produce una ampolla en el Camino? 

Es rozamiento es la causa más frecuente. Cuando estamos desarrollando las etapas hacemos largas caminatas. Si nuestro calzado nos ejerce algún tipo de rozaduras la piel se lesiona.


¿Cómo apartamos algún daño, peligro o molestia?

Aquí estamos donde quiero despertar tu curiosidad. Te hablé de rozaduras, calzado y lesiones de piel. Esto nos trae a los protagonistas de este tema: Los calzados, los calcetines, tus pies y el Camino.

ampollas camino de santiago

El calzado y las ampollas del Camino

Para no entrar en discusiones innecesarias e ir al grano. No importa cual utilices, si quieres prevenir rozaduras debe este estar acostumbrado a tu pie, a tu pisada, a tu peso. Eso requiere tiempo. Es la razón por la cual se recomienda, un calzado cómodo para el Camino de Santiago, un calzado ­­que te permita hacer largas caminatas con el menor daño a tus pies.

No es una o dos tallas más grande. Es que el calzado te quede cómodo, vas a hacer largas caminatas, subirás y bajarás según la ruta que elijas. Tus dedos no deben tocar la punta del calzado.

Un calzado que nuevo, que no este acostumbrado es como caminar con unos tacones que te queden apretados.


Ahora voy con algo muy importante en referencia al tema de las ampollas y el calzado. De seguro en algún momento de tu vida has visto como se arruga la piel cuando estas mucho tiempo en el agua. ¿Lo recuerdas?

La humedad en tus pies hace eso mismo, por eso es donde entra la discusión entre comodidad y usabilidad del calzado. Según la ruta, el clima y tus condiciones físicas. Debes evitar ese exceso de humedad. El calzado debe ir alineado entonces a la usabilidad.

Si algo vale la pena invertir para el Camino si piensas hacer una ruta de más de 10 días es en un buen calzado.


Mi calzado para el Camino de Santiago

Para asesorar estoy obligado a usar todo tipo de calzado para el Camino. Sandalias, botas y zapatillas. Con todo tipo de características de fabricación. Por mi pie y mi experiencia tengo una talla más. No es porque se me hinchen los pies… me siento cómodo. Es así de sencillo, usa lo que quieras, pero que te siente cómodo.

Se impresionarían de la cantidad de peregrinos que veo con optimas condiciones físicas, pero con los pies destrozados. Elije y amolda bien tu calzado del camino.

ampollas refrescar pies camino santiago


Calcetines del Camino de Santiago

Se recuerdan la definición de evitar de la RAE. Aquí va perfecto con los calcetines, deben “Apartar algún daño, peligro o molestia” por eso es por lo que recomiendan un calcetín sin costuras y que sea transpirable.

Ahora vamos entendiendo el porque de las cosas, sabes algo. Esa fue mi clave, con las ampollas y con el Camino. Me llene de elementos que me generaban seguridad. De esa manera me dedique de disfrutar mi aventura por el Camino.

Me vas a preguntar ¿Qué tipo de calcetines? a lo que te responderé, el que te siente mejor, preferiblemente sin costuras y de secado rápido.

Sigo ahora con otro elemento protagónico “tus pies”


¿Cómo preparar y mantener tus pies libres de ampollas para el Camino?

Debemos “Apartar algún daño, peligro o molesta” si definimos como la rozadura el principal enemigo, hablamos del calzado y del calcetín para el Camino de Santiago, veamos como preparar y mantener “tus pies”, antes y durante tu peregrinación.


Preparar tus pies y evitar ampollas en el Camino


Esta preparación es fundamental. Voy a puntualizar aspectos importantes:

  1. Hidratar tus pies de manera diaria al menos 30 días antes de iniciar tu caminata.
  2. Cualquier trabajo en las uñas de “tus pies” por favor no lo hagas antes de caminar, mi recomendación es hacerlo al menos 15 días antes.
  3. Después de elegir tu calzado y tus calcetines, hazlos que se conozcan bien, úsalos mucho. No una hora, ni una caminata de fin de semana. Los mismos días que vas a caminar debes usarlos antes de empezar… si, días continuos.
  4. Si van a salir rozaduras que sean en estos días de preparación, revisa muy bien tus pies, de esta manera sabrás si tu calzado es el adecuado. Aprende a escuchar tu cuerpo.
  5. Calzado, calcetines y pies, son un trio perfecto que debes engranar, si haces algún deporte entenderás esto fácilmente, no subestimes el Camino. No es lo mismo correr 42K o 21K una vez que hacer 25K o más por 15 días de manera continua.

Si quieres minimizar el riesgo de ampollas, esta preparación es altamente recomendada.

 

En el Camino siempre conseguirás un buen lugar para descansar


Mantenimiento de tus pies en el Camino

Ya estas caminando, si preparaste tus pies, de seguro te vas a comer cada etapa. Tu amigo peregrino quiere hacerte recomendaciones para mantener libre de ampollas en el Camino o al menos minimizarlas.

Este consejo siempre se prestará a discusiones, pero lo enfocaré en esa definición de la RAE “Apartar algún daño, peligro o molestia” en 18 Caminos de Santiago me ha funcionado de maravilla, mis clientes lo agradecen y mis amigos peregrinos lo siguen repitiendo.

DESCANSAR es la clave. Con descanso podemos ayudar a mantener un pie libre de ampollas.

Cuando paro, me quito el calzado y los calcetines. Me toco los pies y los reviso bien. Mientras hago eso el exceso de humedad se va y la temperatura interna del calzado y la de mis pies baja. ¿Qué conseguí? “Apartar algún daño, peligro o molestia”

Ya sabes que ocasiona el daño, evitarlo es un gran paso por un Buen Camino.



La adrenalina nos lleva a caminar sin medida, sin parar. Por eso en los tres primeros días las ampollas y los dolores musculares dicen presente.



Recomendaciones en la ruta para evitar ampollas

En los inicios de ruta, cada 5 kilómetros paro 10 minutos, luego cada 7 kilómetros y llego hasta 10 kilómetros. En mi caso las plantas de los pies son mi alarma, se calienta y pide que pare.

AMPOLLAS camino de Santiago

Lubricar los pies antes de salir a caminar y si es necesario cuando pares a descansar. Usa lo que te funcione mejor. Vaselina, Vick-Vaporub, crema Nívea, crema hidratante. Hidrátelos bien, pero nunca con agua. En ruta, aunque te provoque no lo hagas, pero como no me vas a hacer caso, sécalos muy bien con toalla y luego al sol. 

Cuando llegues a destino final de etapa del Camino, es el momento de que tus pies se hidraten con agua, llénalos de agua fría. Ellos lo sabrán agradecer. Deja que descansen un poco, sécalos bien y vuelve a hidratarlos.


Un truco de peregrino principiante avanzado

Adicional a tu calzado base para caminar debes de llevar otro adicional para descansar los pies al finalizar la jornada. Yo uso unas sandalias que me cubren los dedos y me permite refrescarles.

Siempre recomendaré cuatro pares de calcetines diferentes en la mochila, adicional al que llevas puesto. La razón es sencilla. Si ves alguna molestia, un sencillo cambio de calcetín puede funcionar. Si llueve, un par seco es ideal. Si son de los calcetines que te recomendé… esos suelen ser livianos.

Ya te habrás dado cuenta de que todo esto es un tema mental, de conexión con tu cuerpo y de llenarte de seguridad. Es parte de la magia del Camino que debes disfrutar. Me dará mucho gusto saber que pude ser útil en tu aventura.

 

ampollas


Me salieron ampollas ¿Qué hago?

El ¿Cómo evitarlas? ya está explicado en las líneas anteriores.  Tu sabes muy bien lo que hiciste mal, tu camino continúa…

No las toques hasta llegar a destino. Límpialas muy bien, lo único que puedes hacer es sacarles el líquido para que se sequen. Es allí donde la aguja y el hilo son mágicos, porque a tu burbuja le vas a insertar la aguja desinfectada, el hilo lo dejarás con entrada y salida en la ampolla. Por ese hilo drenará el liquido y se secará.

Por eso recomiendo el calzado de descanso en sandalias, si son de senderismo es hasta mejor porque pueden servir para las caminatas.

Por favor, si desconoces del tema de las ampollas, pídele apoyo al encargado del albergue, una farmacia o busca un centro de asistencia médica. No improvises, menos cortes las ampollas. Es dejar la carne viva y donde comienza el fin de tu camino.

Yo al no haber tenido nunca ampollas, probé si haciendo lo contrario me salían, así fue. Con una sola vez me fue suficiente, hice todo mal y las consecuencias fueron el fin de una ruta.

 

Para finalizar

Si piensas en las ampollas, ellas vienen a ti, si no acostumbras el calzado porque crees que con tres días es suficiente estás haciéndoles el trabajo fácil a las ampollas, si no te cuidas los pies, no les exijas. Si haces todo lo contrario te auguro un “Buen Camino”


Compartir esta entrada

3 comentarios

  1. Me encantaron tus recomendaciones sobre las ampollas. Sabes dentro de 3 años me jubilo y uno de mis planes con el favor de Dios es hacer el camino de Santiago entonces, para tener elbtiemoo disponible, disfrutarlo, sin prisas ni presion, por lo que me encantaria que me ayudaras a irme prespararlo para lograrlo. Saludos cariñosos desde Chihuahua. Mexico !!!!

  2. Mil Gracias por tus bellos consejos para un buen camino,es mi sueño realizar esta caminata,me queda 1 año para jubilarne y quiero hacerla,espero cuando valla me des más consejo.

  3. Mil gracias!
    Cuando hice Roraima aplique más o menos esas técnicas, era lo que más miedo me daba, y me funcionó. Yo los hidrataba con vaselina. En una oportunidad que se me mojaron mucho las botas, lo que hice fue secarme bien los pies, ponerme vaselina, medias secas y una bolsa en cada Pie jajajaja para que la bota no mojarse otra vez las medias xq lo que faltaba era nada para llegar y funcionó, llegué con los pies sequitos!

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*