“Lo que no te dicen de la mochila para el Camino de Santiago” (2020)

Leonidas Guijarro/ marzo 1, 2019/ ANTES DEL CAMINO

Todos te van hablar del peso, yo te voy hablar de Lo que no te dicen de la mochila para el Camino de Santiago.


La mochila del Camino de Santiago junto al calzado y los pantalones son tres ejes muy importantes a los cuales recomiendo prestarle cuidado. Si desea invertir en algo, estos tres rubros son los que tendría como prioritarios.

En mi experiencia jamás he tenido inconvenientes de ningún tipo con la mochila, van muchos caminos con mi pequeña cómplice. Siempre repetiré: “llevar la mochila es parte de la experiencia del peregrino”.

La mochila para el Camino de Santiago es tu armario de esenciales por los días que dure tu peregrinación. No importa el tamaño de la ruta. Básicamente es lo mismo para una semana que para cinco semanas. Recuerda que no vas al desierto del Sahara. Lo que necesites lo puedes comprar.

Les puntualizaré algunas recomendaciones importantes de la mochila para el Camino de Santiago basadas en experiencias propias y ajenas de más de 5.646 kilómetros de Camino recorridos:



“Ser ajustable es lo primordial”

Ser ajustable en tres puntos debe ser la característica principal de la mochila a usar. Quizás no lo sepas, pero las mochilas tienen tallas, estilos diferentes para hombre y mujer. La mochila debe estar sujetada sobre la cintura, en el pecho y a la columna. De esta manera las caderas son las que llevan la carga y al sujetarla a la columna evitas las pérdidas de equilibrio y dolores. Soy de esos fastidiosos que me la paso ajustando mochilas a los peregrinos, doy fe que los cambios se ven de inmediato, más de un@ de ellas se va reír cuando lea esto.

Si tu mochila es de tu talla y ajustable en esos tres puntos ya tienes más seguridad para tu ruta, ese es mi secreto, “llenarme de información que me de seguridad”.



“El Tamaño sí importa”

La mochila es como el armario, mientras más grande la tienes más crees que debes meter. Mi primera mochila fue de 40lt. Ahora, compré una segunda de 36lt. ¿Cómo voy hacer el camino con tan poca ropa? Si sé que es lo primero que pensarás, no te preocupes que el peso de la ropa es lo de menos, el tema está en todos los “por si acaso” que quieres meter. Con el tamaño ideal vas de lo mejor. Si es más grande y no la cargas mucho, debes ajustarla bien, de lo contrario será una pesadilla el dolor.



“Distribuir la carga”

Esto es magia, no importa lo que pese, si distribuyes la carga de manera eficiente pesa menos, o al menos así lo vas a sentir. Tranquil@ te enseño el truco: son los puntos a donde recae el peso que te dan esa sensación. Coloca lo más pesado abajo, dejando lo más liviano arriba. Yo llevo todo en tres bolsas, pero primero coloco las sandalias abajo, luego el saco de dormir, para finalizar siguen las bolsas en orden de peso. Uso bolsas especiales con cierre e impermeables. (No hacen ruido, eviten bolsas plásticas) Las sandalias a veces las dejo fuera de la mochila con un gancho. Y en el bolsillo superior lo más liviano y de uso diario. Nada de valor que pueda caerse al abrir.



“Los bolsillos de la mochila”

Tomen nota a este truco: toma una bolsa de cierre hermético y coloca el pasaporte junto a la credencial en ella. Nunca la dejo en ningún bolsillo de la mochila, la coloco en el compartimiento exterior donde se coloca el chubasquero o impermeable. Los bolsillos de los laterales son para comida ligera y la botella de agua. Se sorprenderían de la cantidad de pasaportes y credenciales que se consiguen en el camino porque se caen en descuidos. Yo llevo 3 encontradas y entregadas a sus dueños.



“La cubierta para la lluvia”

Protector de lluvia para mochila

Prefiero las mochilas que traen el protector incluido, si no lo tiene la suya cómprelo, pero tenga algo claro, esto funciona para chubascos cortos, si llueve duro no hay nada mejor que un poncho el cual te cubra con la mochila puesta.

La razón es sencilla, esos protectores solo cubren la mochila, el agua que baja por la espalda puede mojarla y si no es de material impermeable el olor no te va gustar.

Si eres como yo que no me gusta los ponchos (me siento en un sauna), debes tener una mochila impermeable y bolsas impermeables adentro para la carga, así será más agradable tu camino.



Los bastones y la mochila del Camino de Santiago

En este tema te tengo una recomendación importante. Si estas en un trayecto largo de más de 100km. En el tiempo tu cuerpo establece una armonía con su nueva rutina y peso.  La mochila es parte de esa armonía, personalmente usar los bastones me ayuda a ese balance que me permite llegar a esa armonía.

Los bastones para mi son perfectos para ver la profundidad de los charcos, el barro, de apoyo para conseguir equilibrio, de freno en bajadas y de apoyo para las subidas.

Los recomiendo como complemento de la mochila para el Camino de Santiago. Un par de ellos pueden hacer mucha diferencia.



“La mochila y los albergues”

La mochila es como nuestros zapatos, van arrastrando cualquier cosa que consigan a su camino. Mi truco es sencillo, mi amigo Daniel me regalo un gancho con el cual mantengo guindada mi mochila en cuanto lugar puedo, funciona perfecto en las literas. Aquí les dejo una imagen.

Se puede observar el detalle de la mochila guindada

Por cierto, bajo ningún concepto coloque la mochila en las camas de los albergues. Los colchones son la casa preferidas de chinches y garrapatas. Si necesita organizar su mochila, hágalo en un espacio diferente al colchón de la cama. Su comodidad del momento puede ser la incomodidad del futuro.


¿Y no vas hablar del peso?

Claro, el peso lo deje para el final. “El peso de la mochila” (es aquí donde tenemos que tener cuidado). No debe ser mayor de un kilo y medio. En cada Camino de Santiago que he realizado he conseguido al menos un par de personas que han comprado una nueva mochila… yo solo quiero evitarte un gasto no programado.



No me evadas, me refería al peso de la carga.

Manera correcta de llevar una mochila

Perfecto, ahora si hablemos de eso. Olvídate de “la mochila debe pesar el 10% de tu peso”. La mochila debe de pesar lo menos posible. Pero todos los cuerpos son diferentes. Por eso lo comentado inicialmente en “Ser ajustable es lo primordial” Si le dices a una persona que pesa 48 kilos que debe llevar 4,8 kilos de peso y su mochila pesa 1,5 kg. Créeme que esa idea del 10% ya pierde importancia.

Yo normalmente llevo entre 9 y 12 kilos de peso (cargo mi ordenador) mi truco es sencillo:

“La mochila para el Camino de Santiago debe ser ajustable, liviana y de tu talla”



El agua y la comida le van a sumar peso, como buen latino tú quieres un número de kilos en peso, te lo daré. Si el peso de la mochila (Incluyendo agua y comida) es menor a 8 kilos de seguro tendrás un mejor  Buen Camino.

Recuerda que toda esta información acerca de como preparar tu Mochila para el Camino de Santiago es parte de la asesoría integral que te ofrezco en mis servicios para que planifiques y vivas tu experiencia de hacer tu peregrinación a Compostela.

Llénate de información que te de seguridad para hacer tu Camino



Compartir esta entrada

1 comentario

  1. Que buenos consejos que das sobre esos detalles “pequeños” de los que nadie habla! Me gusta mucho tu pagina! Gracias por compartir tus experiencias de forma tan amena1

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*