Si los pies de un Peregrino hablaran ⇨ ¿Qué dirían?

Leonidas Guijarro/ abril 19, 2019/ ANTES DEL CAMINO

En el Camino los pies de cada peregrino son un mundo, un mundo con diferentes idiomas, lo que funciona para uno quizás no para otro.

Si los pies de un Peregrino hablaran, contarían de seguro anécdotas muy interesantes. En lo personal he realizado rutas cortas como el Camino Inglés y largas como el Francés desde Francia. Puedo dar fe de que no hay recetas, ni fórmulas secretas para que no te pase nada. El Camino de Santiago te va poner lo que el quiere que vivas, de todo tendrás un aprendizaje.

Te contaré mi experiencia real y tu podrás decidir que tomar de ella. Si los pies de un Peregrino hablaran, si los pies de “Tu amigo Peregrino” hablaran te contarían esto:

 

¿Qué daños he tenido en mis pies de Peregrino durante el Camino?

Me siento orgulloso de decir que mis pérdidas solo fueron de dieciséis (16) uñas de los pies, dos (02) ampollas en la planta de los pies, una torcedura de tobillo y un par de botas dañadas.

Orgulloso porque todo ocurrió en los primeros Caminos. Luego he repetido las diferentes rutas, en diferentes climas sin ningún tipo de daños en mis pies. El aprender a escuchar a tu cuerpo es increíble como se transforma en beneficios.

Si los pies de un Peregrino hablaran

Aqui estoy, refrescando y revisándome los pies para verificar que todo va bien


Aprender a caminar después de adulto

Voy a confesar algo, por no tener costumbre de senderismo, no tenía la menor idea que había una manera de caminar en las montañas. Como pague las consecuencias de hacerlo mal, te comento mi aprendizaje. Esperando que sea de tu utilidad.

La técnica es sencilla: Al descender se debe apoyar primero el talón, la pisada es de atrás hacia adelante. Mi error era hacerlo directo con la punta, esto ocasionaba  presión  y lastimaba las puntas de los dedos. De esa mala manera perdí 16 uñas en mis primeros caminos.
 


Los bastones son otros pies de un Peregrino

Aprendí a usar los bastones como soporte en las bajadas, a pisar con el talón, sujetarme el calzado bien antes de bajar y a tomarme las montañas con calma. Llevo más de 3.000 kilómetros sin esas averías.

Por caminar mal era que dañaba mi calzado. Pero todo esas experiencias reales cuando se comunican se transforman en soluciones. Al preguntarle a un zapatero en Pamplona por qué se me dañaba el calzado, fue el quién dio con lo que estaba haciendo mal. Quizás tu lo sepas, yo no sabia, si te puede ser de utilidad genial.

Bajar cuestas camino de santiago

 

Como Peregrino, prefiero evitar ampollas que curarlas.


Yo soy de los que evita, por eso pregunte ¿Qué era lo que causaba las ampollas?  así aprendi a conocer al enemigo que me estaba enfrentando.

Solo he tenido dos ampollas, dos grandes e incómodas ampollas en la planta del pie. Yo me las busque, fue genial. Necesitaba vivir la experiencia, ahora puedo hablar con propiedad de ellas y respetar a quienes veía caminar con ampollas por cientos de kilómetros.

Cuida tus pies antes, durante y después del Camino de Santiago



¿Cómo evito las ampollas en los pies?

  • Utilizo un calzado que me quede cómodo y las últimas dos semanas antes de salir me lo quito, solo para dormir.
  • Voy al podólogo al menos cada dos meses. Las uñas pérdidas salen carísimas.
  • Uso crema hidratante en los pies a lo mínimo 30 días antes de caminar. Evitemos las rozaduras desde antes. Ya en ruta ni que te untes un litro de vaselina.
  • Hidrato mis pies antes de salir, en ruta y a la llegada. Me van a preguntar con qué me hidrato. Y les responderé, primero tomando agua luego con crema.
  • Reviso muy bien los pies cuando los hidrato y así detecto rozadoras o algún problema antes de que salga.
  • No importa el calzado que lleve, no debo de pasar más de 11 km sin parar a descansar, me quito los calcetines, pongo a refrescar los pies, calcetines y calzado. Asi evito la humedad y el sobre-calentamiento.
  • No camino en un día distancias superiores a 40 km. Es mi límite.
  • Llevo 3 pares de calcetines de senderismo de diferentes modelos, los alterno.
  • Cuando termino la etapa lo primero que hago es albergue, cama, ducha, agua fría en los pies, me relajo acostado 10 minutos y luego a comer. Este ritual le dice a mi cuerpo que ya terminamos por hoy.

Si leen con detenimiento todo lo anterior es mas mental que físico, ese es mi secreto, no me concentro en lo malo, eso lo evito desde que planifico.  

Perder las uñas me amargo unos días, hasta que saque eso de mi mente. Las ampollas me tumbaron, pero ya estaba llegando a destino cuando paso y desde ese día no veo las ampollas igual, no sé como mis amigos peregrinos pueden caminar con ellas. Pero lo que más me afecto en mis caminos fue para algo que no estaba preparado y menos planificado. Una torcedura de tobillo.



Una torcedura de tobillo ¿Qué hago?

Una torcedura, algo que los pies de un Peregrino no quieren vivir. Se ve muy feo, realmente dolía más de lo que me imaginaba. Pero como dice la frase: “Sin dolor, no hay gloria”.

Si los pies de un Peregrino hablaran

Lo mas curioso de esta torcedura en el Camino de Santiago es que fue en la ruta que considero mas adecuada para principiantes, mi querido Camino Portugués por la Costa. No fue por ninguna caída, ni por estar metiéndome por donde no debía. Es más, casi fue por estar rezando.

Estaba parado frente una iglesia, el ladrillo bajo mi pie estaba flojo y al moverme mi tobillo se torció, de esas torceduras que suenan “crack”. En el momento mis compañeros se asustaron. Pero aqui vienen los aprendizajes:


Pies de un Peregrino ¿Qué dirían en caso de torceduras?

  1. Debes evitar la inflamación. Lo mejor es colocar hielo sobre la torcedura. Si no tienes hielo cerca algo frio, en el camino una fuente de agua o un rio puede funcionar.
  2. Evita caminar luego de una torcedura.
  3. Si el dolor es fuerte debes acudir al servicio médico.


Si no haces nada de eso y caminas unos 10 kilómetros después de la torcedura. Tendrás una foto como la que compartí anteriormente, el problema es que ese “Crack” fue una esguince que nunca traté, hasta el dia de hoy me pasa factura, Si los pies de este Peregrino hablaran contigo te dirían que en caso de torceduras. Lo mejor es tratarla de inmediato.

.

No importa lo que leas o lo que te digan, recuerda que tus pies son únicos. Escúchalos, hidrátalos, malcríalos. Te hablo de mi experiencia, toma lo que te funcione.  Lo importante y mi mensaje es #Anímate y vive la magia del Camino de Santiago



Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*