“Buen Camino” el poder de un sencillo saludo

Leonidas Guijarro/ octubre 25, 2017/ ANTES DEL CAMINO

En la mañana, en la tarde, en la noche, al entrar a un bar, brindando… es mágico, es increíble. Se dice “Buen Camino” y se responde “Buen Camino”, fácil y divertido.

Palabras que se convierten en nuestro primer regalo que nos da el Camino, nuestro primer gran aprendizaje de convivencia y hospitalidad en una frase tan pequeña.

El camino tiene constantes en toda su ruta: Flechas amarillas en cualquier tamaño, forma, superficie y tonalidad de amarillo. Mojones de señalización con la distancia faltante a Santiago, en su mayoría vitrinas al vandalismo gráfico.

Conchas de todos los materiales disponibles en el mercado que nos ayudan a guiarnos y un batido energético, la terapia más corta y eficiente para conseguir una sonrisa, un nuevo amigo, me refiero a un saludo, nuestro saludo de Peregrino, disponible a toda hora, sin variable de tiempo y en un mismo idioma “Buen Camino”.

Un saludo para todo el día

En la mañana, en la tarde, en la noche, al entrar a un bar, brindando… es mágico, es increíble. Se dice “Buen Camino” y se responde “Buen Camino”, fácil y divertido. Palabras que se convierten en nuestro primer regalo que nos da el Camino, nuestro primer gran aprendizaje de convivencia y hospitalidad en una frase tan pequeña.

Poco a poco te vas acostumbrando

Las primeras horas cuesta adecuarse, pero cuando te das cuenta del poder que tienen esas dos palabras. Escuchar Guen Kamino, Uen Kamino, GunCami… no se imaginan lo divertido que es esos primeros días de ruta.

Acabo de leer en las estadísticas oficiales del Camino de Santiago que en lo que va del año 2017 más de 117 Nacionalidades han llegado a la oficina de atención al peregrino a retirar su Compostela.

Se lee rápido, pero hay que verle la dimensión a tanta gente diferente junta, así tenemos cientos de años de convivencia sobre un mismo espacio sin generar ningún problema o conflicto.

Este aprendizaje me lo regalo el camino en esa primera semana sin ningún pago adicional, sólo por estar allí y querer vivir la magia.

Contrastes

En Julio de este año pude vivir un gran contraste cuando decidí hacer un tramo inverso del camino, saliendo de Santiago con rumbo a Melide (El pulpo me llamaba). Esos primeros kilómetros cuando la gente ya lo que quiere es llegar y te ven que vas en contravía es muy interesante, el saludo fluye en perfecto español “Buen Camino” y la cara de sorpresa porque crees que te devuelves es increíble, pero me sentí mal, me sentí solo.

Ninguna de las caras me era familiar y entendí que esa hermandad que genera el camino te lo da esa convivencia diaria, pero eso no es de preocuparse mucho, como les dije al inicio, con un “Buen Camino” todo se inicia y la prueba esta que cuando retorné a Santiago me conseguí algunos de esos que vi en la ruta opuesta que venían de Fisterra, en cinco minutos ya éramos los mejores amigos y nos tomábamos una cerveza para celebrar.

Siempre “Buen Camino”

En la mañana, en la tarde, en la noche, al entrar a un bar, brindando… es mágico, es increíble. Se dice “Buen Camino” y se responde “Buen Camino”

 

 

 

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*